Menu

Nos sentimos muy felices de anunciar nuestra primera campaña de invierno, creada a fuego lento, con mucho amor y mucho cariño. 

Estamos enormemente agradecidos por haber contado con un gran equipo que ha querido formar parte de este proyecto y acompañarnos en esta nueva aventura.

Este proyecto nació durante el confinamiento, un periodo en el que dedicamos tiempo para pensar el mensaje que queríamos transmitir. 

Queríamos transmitir el placer y el privilegio que supone ser libres, en el campo, estando en contacto con la naturaleza. Ese olor tan particular a campo abierto tiene la capacidad de trasladarnos al pasado, a nuestro origen, a nuestra esencia. 

Esta primera colección de invierno se inspira en los colores naturales y nobles. Esta compuesta por básicos y atemporales, construidos con colores que nos regala la madre naturaleza; la tierra, el mar, el agua, las rocas, el cielo, el brillo del sol y sus preciosos atardeceres.

Los materiales aportan una elegancia a los tejidos que hemos elegido para esta primera colección de invierno, como la lana, el cashmere, el algodón, la seda, el crepe y el jean. Es por ello que los hace únicos y aun mas agradables. 

Queremos que el kimono sea un un must para nuestro wardrobe. 

Para añadir un toque más alegre hemos querido darle lugar a uno muy especial como es el pata de gallo “Yellow Michelle” que viene también en rojo, además del amarillo. Para darle color y alegría a nuestro invierno gris y oscuro. Porque no todos los días del invierno son tan apagados ni todos los inviernos son iguales. 

Nuestros kimonos son todos hechos a mano y fabricados en España. No producimos en gran volumen, por lo tanto trabajamos bajo pedido. Por esto hemos querido elegir una variedad de materiales de gran calidad y mas duraderos para ser un poquito mas sostenibles. Una colección que respeta el medio ambiente, educada y respetuosa con el mundo. El amor es nuestro Dios a tener en cuenta con todo lo que construimos y creamos. Y el respeto es parte de nuestra filosofía. 

Queremos ser una marca de moda sostenible y ética. Queremos ser parte de esta nueva generación que apoya en cuidar el paneta pensando en todos. 

Estuvimos viendo varias localizaciones alrededor de Cataluña. Fue muy difícil elegir, ya que no podíamos alejarnos mucho debido a la situación tan compleja creada por la pandemia. Aun así, encontramos un lugar mágico gracias a mi querida amiga Allegra, quien puso su granito de arena abriéndonos las puertas de su casa. Allegra es una gran amiga de la infancia, de las que siempre estuvieron, aunque desde la distancia. De hecho, hacía como diez años que no nos veíamos. 

Su casa es una casa rural típica de su pueblo natal, Ullá, que está en la comarca del Bajo Ampurdánn en la provincia de Gerona. Trasmite mucha paz, llena de plantas y flores que adornan el precioso patio exterior. En una esquina de éste, una piscina, lo suficientemente grande como para darte un baño entre arboles haciéndote sentir estar en medio de una selva. Aquí es donde vive Allegra con su padre. Para ella, es un pequeño refugio para conectarse consigo misma. Llena de recuerdos de la infancia, de veranos largos y relajados. 

Parte de la magia de esta historia es haber dado con una amiga de la infancia, de forma casual, a la que hacía muchísimo tiempo que no veía y recordar que en esa casa habíamos pasado juntas muchas horas jugando a ser mayores… cuando éramos unas niñas. 

Ahora nos hemos convertido en dos mujeres maduras, responsables, independientes y emprendedoras. Y sin embargo queremos seguir jugando como niñas, pero como mujeres fuertes y valientes, que han sabido crecer y enriquecerse recorriendo un buen trecho a lo largo de todo este tiempo. 

Las fotos de la campaña fueron fotografiadas en plena naturaleza por la fotógrafa Noemí De La Peña. A su lado, David Vicho, filmando toda la sesión para nuestra campaña Winter 2020.

Quisimos transmitir armonía y frescura y sentirnos libres en el exterior. Algo tan sencillo y tan necesario para este mundo en el que vivimos hoy. Un mundo desbordado, con miedo y lleno de incertidumbre por un virus que apareció sin avisar y que desaparecerá de la misma manera. 

¡No perdamos la esperanza, el año que viene será mucho mejor!

#BeKimona

Imagen que contiene exterior, hombre, pasto, edificio

Descripción generada automáticamente
©2020 Todos los derechos reservados.
X

Registro